Endodoncia en Palma de Mallorca salva tus piezas dentales

Endodoncia: salva tus piezas dentales

Una endodoncia es un tratamiento dental que consiste en que el odontólogo elimina por completo o una parte de la pulpa de tu diente y luego sella el conducto pulpar. ¿Qué significa esto? La pulpa es el tejido que se sitúa dentro del diente y lo conecta con el hueso de la mandíbula. Cuando, por cualquier causa, la pulpa se muere o resulta afectada, se produce una lesión casi irreversible y que es necesario corregir, puesto que existen numerosos vasos sanguíneos y nervios que pueden provocarte un dolor muy intenso.

¿Qué puede causar una enfermedad de la pulpa?

Existen tres posibles causas que pueden provocar una enfermedad en la pulpa: infecciosas, químicas o físicas.

En primer lugar, la pulpa puede ser atacada por una infección provocada por una bacteria o toxinas. ¿Cómo llegan esas bacterias a la pulpa si esta no tiene conexión con el exterior? Las infecciones atacan el interior de tus dientes a través de fisuras, fracturas o caries en el diente. Así pues, si tu corona se rompe (es la parte blanca del exterior del diente) por cualquier causa, el interior de tu pieza dental estará expuesto a determinados agentes externos que pueden atacar su salud desde fuera.

Por otra parte, la pulpa puede resultar afectada por factores físicos, como traumatismos, someter a tus dientes a un cambio brusco de temperatura, una variación brusca de presión o, además, una causa eléctrica, cuando existen metales en el interior de la boca.

Por último, entre las causas químicas que afectan a la pulpa, podemos encontrarnos con: una intoxicación, diabetes o si has sido sometido a una reconstrucción dentaria y los materiales utilizados en ella han quedado mal sellados.

¿Cuándo vas a necesitar una endodoncia?

La endodoncia será necesaria en aquellos casos en los que sufras una pérdida irreversible de la pulpa del diente, debido a que haya muerto o la infección no permita recuperarla.

¿Cómo se desarrolla una endodoncia?

La endodoncia supone extirpar total o parcialmente el nervio del diente y limpiar todos los conductos internos, para eliminar el tejido muerto o infectado. Con ello, se restaura la salud del diente y se impide que la infección se extienda a otras partes de la boca.

En el proceso endodóntico existen diversas fases: diagnóstico, extirpación y sellado.

En primer lugar, llegar a la conclusión de que necesitas una endodoncia no es fácil. Esto es así por el hecho de que la endodoncia será el resultado de descartar cualquier otro tratamiento menos definitivo. Tu odontólogo solamente diagnosticará una endodoncia cuando no sea posible salvar la pulpa de otro modo.

En segundo lugar, una vez el dentista te recomienda este tratamiento, el proceso comienza con la anestesia del paciente en aquellos casos en los que la pulpa todavía pueda salvarse. Si, por el contrario, se ha producido una necrosis, la anestesia ya no será necesaria, puesto que el nervio está muerto y no te dolerá. Además, en el caso de existir algún tipo de infección, la endodoncia deberá esperar a que haya remitido para empezar el proceso.

En tercer lugar, se produce la extirpación de la pulpa a través de la corona del diente. Este proceso requiere aislar completamente el diente de los agentes externos, para evitar cualquier tipo de ataque. Además, todos los conductos internos del diente se limpiarán en profundidad para eliminar todo lo malo.

Por último, la endodoncia se termina sellando el diente y cerrando todos los conductos.

¿Qué tipos de endodoncias existen?

Los tratamientos endodónticos se clasifican en función del número de conductos. Podemos encontrar endodoncias de un conducto (unirradiculares), de dos conductos (birradiculares) y de tres o cuatro conductos (multirradiculares).

¿La endodoncia duele?

Esta es una de las preguntas que más nos hacen en nuestra clínica dental de Palma de Mallorca. Muchas personas posponen la visita al dentista por temor a que el tratamiento les cause muchas molestias. Sin embargo, es importante que sepas que la endodoncia avanzada no se trata de un proceso doloroso, puesto que se utiliza, en todo momento, anestesia local.

Además, dependiendo de cuál sea el estado de tu pulpa, puede ocurrir que el nervio ya no esté vivo, por lo que es imposible que sientas dolor. En otro caso, por ejemplo, si existiese infección en la pulpa, la endodoncia debe posponerse hasta erradicar ese proceso. Y, en cualquier otro caso, la anestesia evitará que sientas cualquier tipo de sensibilidad durante el tratamiento.

Endodoncia salva tus piezas dentales
Endodoncia salva tus piezas dentales

¿Cuáles son las principales ventajas de realizarse una endodoncia?

En primer lugar, lo más importante es que la endodoncia supone salvar el diente. La etapa final del problema que está sufriendo tu pieza dental es que esta se caiga y la pierdas para siempre. Tu sonrisa es la mejor carta de presentación y tus dientes son para toda la vida, por lo que es necesario cuidarlos.

En segundo lugar, tu pieza dental está siendo atacada por alguna causa que se la está comiendo por dentro y esto produce dolor y sensibilidad, una vez alcanza el nervio. Si se trata de una infección, esta puede extenderse a otros dientes y acrecentar el daño. Lo principal es limpiar todo el tejido infectado y evitar que la enfermedad se propague.

Por otra parte, es vital sellar el diente para evitar que los agentes externos vuelvan a atacarlo de nuevo.

En tercer lugar, la endodoncia es un tratamiento indoloro que se realiza siempre con anestesia local. No debes preocuparte por sufrir durante el proceso.

Finalmente, los materiales que se utilizan en todo el tratamiento son perfectamente compatibles con tu boca, lo que ayudará en el período de recuperación y evitará que tu cuerpo rechace la endodoncia.

En definitiva, la endodoncia es un procedimiento de salud bucodental que contribuye a mantener tu sonrisa en perfecto estado por fuera y por dentro. Así pues, evita que pierdas el diente afectado y tengas que recurrir a otro tipo de piezas artificiales, como las prótesis dentales o los implantes dentales; garantiza la eliminación de las posibles infecciones que puedan afectar a los dientes; y evita que sientas dolor al comer o masticar, por la exposición del nervio al exterior.

Dr. Ruslan Caula
Dr. Ruslan Caula

 

Visítanos y comprueba la calidad de los servicios de nuestra clínica dental dirigida por el Dr. Ruslan Caula, colegiado n.° 892, con especialidad en estomatología y con estudios en La Habana, Cuba (1995) y en la Universidad Europa de Madrid (2009). Visite nuestra clínica y disfrute de una atención cálida y personalizada.

La lectura de este contenido no sustituye la visita a su dentista. Visite a su dentista de confianza de forma regular, para prevenir y controlar la salud de su boca.

Si desea ponerse en contacto con nosotros puede hacerlo a través de nuestra web o llamando al teléfono:

Tlf. 971 244 600 Móvil: 636 562 588