Dientes amarillos, causas, prevención y tratamientos

¿Qué es el sarro? 5 consejos para prevenirlo y eliminarlo

 

El sarro no es solo un problema estético que ocasiona el amarilleamiento de nuestros dientes o mal el aliento. Si no se actúa adecuadamente, puede ser también causante de otros problemas dentales más serios, como la inflamación de las encías, halitosis, sangrado de las encías y hasta la perdida de piezas dentales.

 

¿Qué es el sarro?

El sarro es la placa bacteriana que se ha endurecido por la acumulación de depósitos de sales minerales. El sarro proporciona también una superficie de mayor extensión, en donde la placa bacteriana encuentra un medio más idóneo y pegajoso para anclarse, extenderse y crecer, propiciando de esta manera mayores posibilidades de padecer caries y enfermedades periodontales o de las encías.

 

¿Como se forma el sarro?

A parte de las posibles implicaciones genéticas que pudieran predisponernos a su acumulación, el sarro se forma sobre todo, por la falta de la higiene adecuada y el consumo de alimentos y bebidas con alto contenido en azúcar.

El sarro puede formarse en cualquier zona de los dientes, sobre todo en las zonas de más difícil acceso a la hora de cepillarnos, como el borde de las encías, debajo de ellas y en la zona interdental.

Al acumularse bajo las encías y en el borde de la misma, puede dar lugar a la irritación de los tejidos gingivales y el sangrado de los mismos. Si no se procede a una correcta limpieza de forma periódica, puede dar lugar a afecciones o enfermedades periodontales más graves.

 

Consecuencias de la formación del sarro

A parte de los problemas de salud derivados de la acumulación del sarro, el problema estético también es un tema a tener en cuenta. La porosidad del sarro no solo ayuda a la placa bacteriana a crecer y afianzarse en las piezas dentales, esta porosidad ayuda también a que alimentos como el café, té, chocolate, tabaco o los colorantes alimenticios que suelen incluir las salsas o casi cualquier producto alimenticio procesado, se ardieran al sarro provocando los habituales tonos amarillos o marrones.

Si consumimos de forma habitual estos alimentos y bebidas, o bien tenemos el habito de fumar, debemos evitar la formación de sarro, pues no solo estaremos aumentando la posibilidad de padecer enfermedades periodontales o caries, si no que también nuestra estética personal se verá gravemente comprometida.

 

5 consejos para prevenir la formación del sarro y los dientes amarillentos

  • Evita el consumo de alimentos y bebidas con alto contenido en azúcar.
  • Cepíllate los dientes después de cada comida, sobre todo si has consumido productos o bebidas demasiado azucaradas.
  • Al menos una vez al día, procura realizar una limpieza completa y en profundidad, tratando los espacios interdentales con cepillos específicos para ello, con seda dental o con el uso del irrigador bucal si dispones de el.
  • Si consumes entre comidas, café, té, chocolate o cualquier bebida o alimentos que incluyan colorantes, cepíllate los dientes después de consumirlos, aunque no estén dentro de los tres cepillados habituales después de cada comida.
  • Si eres fumador habitual, es recomendable llevar encima un pequeño cepillo de dientes y crema, y usarlo después de fumar cuando te encuentres fuera de casa.

¿Como se elimina el sarro?

El procedimiento para eliminar el sarro se denomina curetaje, y este proceso solo lo puede realizar el dentista o higienista. El proceso consiste en la retirada del sarro que se encuentra a la vista por encima de la encía (zona supragingival) denominado raspado dental, y la zona que no se ve y que está por debajo de la encía (zona subgingival) denominado alisado radicular.

La retirada del sarro se puede realizar manualmente utilizando unos instrumentos denominados curetas, por ultrasonidos o mediante la combinación de ambos.

¿Duele el proceso de la limpieza del sarro?

Dependiendo del estado de nuestras encías o si padecemos alguna enfermedad periodontal, la sensibilidad puede variar entre cada caso. Si tenemos el tejido gingival inflamado, se puede aplicar anestesia local antes de la limpieza. Si tenemos los dientes muy sensibles, se puede utilizar una crema dental desensibilizante.

Dependiendo del estado en que se encuentre nuestra boca, o de si padecemos alguna enfermedad periodontal, el tratamiento de limpieza puede requerir de tres o cuatro sesiones para completarlo.

 

Conclusiones

El tratamiento más económico e indoloro es siempre el de la correcta higiene bucodental. Siguiendo las cinco recomendaciones que exponemos en este artículo, tendremos unos dientes limpios y sanos, y en todo caso, si tenemos que recurrir a la limpieza de sarro acumulado, esta intervención por parte del dentista o higienista será mucho menos intrusiva y molesta.

Por supuesto, la visita regular al dentista que es quien mejor puede detectar si tenemos acumulación de sarro, es la mejor manera de prevenir su aparición o de que desemboque en problemas de salud de mayor envergadura.

Dr. Ruslan Caula
Dr. Ruslan Caula

 

Visítanos y comprueba la calidad de los servicios de nuestra clínica dental dirigida por el Dr. Ruslan Caula, colegiado n.° 892, con especialidad en estomatología y con estudios en La Habana, Cuba (1995) y en la Universidad Europa de Madrid (2009). Visite nuestra clínica y disfrute de una atención cálida y personalizada.

La lectura de este contenido no sustituye la visita a su dentista. Visite a su dentista de confianza de forma regular, para prevenir y controlar la salud de su boca.

Si desea ponerse en contacto con nosotros puede hacerlo a través de nuestra web o llamando al teléfono:

Tlf. 971 244 600 Móvil: 636 562 588

Alimentarse para cuidar los dientes.

Alimentarse para cuidar los dientes.

Una buena alimentación es fundamental para disfrutar de una buena salud y estado general. Y como es lógico, la boca interviene de manera fundamental desde el primer momento en que empezamos a alimentarnos.

Por ello, si nuestra boca, encías, piezas dentales, lengua, etc. no están en buenas condiciones, la alimentación se vera afectada de manera significativa, pues la digestión de los alimentos comienza en la boca, y por ende, sin una buena digestión, nuestro cuerpo tendrá dificultades en mayor o menor medida, para asimilar y aprovechar, los nutrientes que contienen los alimentos.

Igualmente, una mala digestión provocada por una deficiente o escasa masticación, puede provocar entre otros:

  • Mala asimilación de las proteínas en el intestino.
  • Mala asimilación de las grasas en el intestino.
  • Mala asimilación de los hidratos de carbono en el intestino.
  • La mala asimilación de los nutrientes, puede provocar procesos alérgicos, en la piel y en las paredes del intestino, llegando a producir inflamación y molestias.
  • Diarreas.
  • Falta de nutrientes.
  • Deficit vitamínico.

Por esto, es de vital importancia que cuidemos nuestro sistema digestivo, y como la digestión comienza en la boca, es por donde debemos empezar a cuidarla.

Una buena nutrición para el cuidado del cuerpo en general, es lo adecuado, pero hay alimentos que potencian o ayudan a cuidar nuestra boca, al igual que hay otros que debemos evitar en lo posible, como por ejemplo, los que contienen azúcar añadido.

Las costumbres saludables en alimentación, se deben de empezar a potenciarse en las edades más tempranas, pues los niños asimilan mejor todo nuevo conocimiento. La dieta balanceada, en donde comparten el mismo plato, proteínas, vegetales, grasas saludables, como la del pescado, e hidratos de carbono no refinados, son lo ideal.

Podemos preparar una carne o pescado con ensalada, y añadirle legumbres como el garbanzo, la lenteja, judías, guisantes, etc. intentando sustituir las bebidas azucaradas y alcohólicas, por agua. Preferiblemente beberemos el agua al final de las comidas en lugar de antes o durante las mismas, esto ayuda a no diluir la concentración de  jugos gástricos y enzimas durante la digestión, potenciando la misma durante el comienzo y durante el transcurso de la comida.

Alimentarse para cuidar los dientes.

Alimentos saludables para nuestra boca.

Como comentábamos, algunos alimentos pueden ayudarnos a fomentar la salud de nuestra boca, entre ellos cabe destacar:

Frutas:

Kiwi: Por si solo, puede aportar toda la vitamina C diaria que necesita nuestro organismo. De hecho, contiene seis veces más vitamina C que la naranja. La vitamina C es fundamental para mantener el colágeno natural de las encías, y prevenir las enfermedades periodontales.

Manzana: La manzana es un potente bactericida natural, debido a su alto contenido en polifenoles, que son antioxidantes, esta fruta ayuda a prevenir y eliminar la caries.

Verduras:

Apio: Además de ayudar a limpiar los dientes, el apio produce mucha salivación, ya que requiere de mucha masticación.

Cebolla: La cebolla cruda añadida a la ensalada, por ejemplo, es un potente bactericida.

Perejil: Si tenemos mal aliente, el perejil es nuestro aliado, pues contiene monoterpeno, que es una sustancia que ayuda a neutralizar el mal aliento.

Semillas de ajonjolí: Las semillas de ajonjolí son una muy buena fuente de calcio, ayudan a limpiar la placa bacteriana y fortalece el esmalte y hueso de alrededor del diente. Puede consumirse en ensaladas, pan, platos con salsas espesas, etc.

Lácteos:

Queso: En este producto podemos encontrar grandes cantidades de calcio y fósforo. Estos minerales son esenciales para una buena salud bucodental. También el queso ayuda a mantener los niveles de PH adecuados en la boca, promoviendo la producción de saliva y reconstruyendo el esmalte dental.

Líquidos:

Agua: El agua favorece la hidratación de las encías y del cuerpo en general, elimina toxinas y estimula la salivación de la boca. Una buena hidratación es fundamental para que las células de nuestro cuerpo obtengan la cantidad de oxigeno necesario para su correcto funcionamiento.

Té verde: Las catequinas contenidas en el té ayudan a eliminar las bacterias de la boca, contribuyendo así a prevenir la caries.

 

Azúcares y edulcorantes.

Si hay un alimento entre todos, que no debemos tomar, o evitar en lo posible, ese es el azúcar.

La caries aparece cuando las bacterias contenidas en la boca, convierten los azucares en ácido. Estos ácidos bajan el PH de la placa dental y forma lo que es conocido como caries.

Hoy en día, según estudios realizados, es casi imposible salir de un supermercado sin llevar consigo productos con azucares añadidos, pues cerca del 85% de los productos contienen azúcares en diversos estados, con diferentes denominaciones, y en productos que jamás pensaríamos que pueden contenerlos.

Entre otros, podemos encontrar azúcares bajo la denominación de dextrosa, fructosa, jarabe de maíz, almidones, alcoholes bajo la denominación de lactitol, mannitol, sorbitol, xylitol, poliols, o la más conocida miel.

Cada vez es más habitual ofrecer a los niños zumos de frutas envasados para la merienda, el desayuno, el recreo, etc. y muchos de ellos contienen un alto contenido de azúcar añadido.

Siempre será mucho más saludable una fruta entera, (Aunque el zumo seamos nosotros quien lo preparemos), que un zumo, puesto que la fruta entera conserva toda sus fibras, además al no ser liquida, la fructosa de la fruta es asimilada por el organismo de forma más eficiente.

 

Dr. Ruslan Caula
Dr. Ruslan Caula

 

Visítanos y comprueba la calidad de los servicios de nuestra clínica dental dirigida por el Dr. Ruslan Caula, colegiado n.° 892, con especialidad en estomatología y con estudios en La Habana, Cuba (1995) y en la Universidad Europa de Madrid (2009). Visite nuestra clínica y disfrute de una atención cálida y personalizada.

La lectura de este contenido no sustituye la visita a su dentista. Visite a su dentista de confianza de forma regular, para prevenir y controlar la salud de su boca.

Si desea ponerse en contacto con nosotros puede hacerlo a través de nuestra web o llamando al teléfono:

Tlf. 971 244 600 Móvil: 636 562 588